Teresa Charlín

ESPANHAwww.teresacharlin.com

Nací en el suroeste de Galicia. La proximidad al mar, el Océano Atlántico, es consustancial a mi forma de percibir el espacio exterior, la manera de expresarme y sentir. Vivo desde hace 20 años en el medio rural, en un entorno privado natural, donde el bosque centenario me envuelve y forma parte íntima de mis vivencias diarias. Este hecho va transformando mi personalidad y definiendo mi fotografía de paisaje, como expresión de un estado de ánimo, siempre desde un sentido poético.

Mi vida está muy ligada a la expresión artística por mi formación académica y personal, ya que en mi entorno próximo comparto experiencias con artistas plásticos y diseñadores.

Por diferentes motivos he vivido por etapas en distintos países de Europa y América. Esta circunstancia significa para mí una forma de descubrir lo enriquecedor en lo “diferente” y empiezo a “educar” la mirada.

He convivido con la fotografía desde hace más de 30 años, desde mi primera juventud, primero como modelo de retrato he sentido muy de cerca el proceso plástico del revelado y su magia.

Para mí la fotografía es una necesidad y un medio de dar salida creativa a proyectos artísticos. Esta forma de entender el “captar” y “crear” imágenes está íntimamente ligada a mis intereses vitales.

Muchos años más tarde, a partir de 2012 inicio una formación continuada sobre técnica fotográfica. De manera más especializada continúo en ello, desde una indagación permanente, autodidacta.

Aunque no es hasta 2015 cuando doy el paso de visualizar hacia el exterior mi obra artística iniciada años atrás en el ámbito privado. Busco en mis imágenes un contenido intimista, poético y conceptual. La poesía escrita, para mí, es un pilar y complemento de la poesía visual en imágenes.

 

EXPOSIÇÃO : ORIXE, DESTINO

© Teresa Charlín

Realizo una narración visual llena de metáforas,  hacia la comprensión y búsqueda del “Origen” como fin de nuestro “Destino”, una filosofía de vida.

Sólo tenemos que observar con plena consciencia y aprender de la naturaleza, desde el respeto. El ser humano en búsqueda del equilibrio o saboteando ese desarrollo genuino y natural. Utilizo símbolos, desubicados, que deben conectar de una forma intensa y profunda con nuestro origen: La tierra, el árbol y el bosque como máximo generador y transformador de oxígeno que nos da la existencia. El nido como inicio de la vida pero también con un significado de unión, de vínculo donde echar raíces y crear cimientos que no es incompatible con la necesidad de levantar el vuelo para “crecer” y alcanzar un pleno aprendizaje. Pretendo reivindicar la colectividad, la necesidad de colaboración y la presencia humana, con la responsabilidad sobre su destino dando un sentido a una vida plena, reflexionando muy seriamente sobre el intento irresponsable de supremacía sobre las demás especies. Respetando la proporción áurea que puede regir el tiempo y el espacio.

 

 

 

 

167 Total de Visitas 1 Visitas Hoje